Durante el segundo semestre del año 1980, se iniciaba en la central nuclear de Cofrentes (Valencia), el montaje del condensador y las tuberías del reactor. La tecnología del reactor venía de EE.UU. y los técnicos americanos que estaban trabajando en su montaje demandaban una cinta adhesiva que por aquel entonces era la única cinta que tenía el certificado de homologación para su uso en las centrales nucleares, la cinta Nashua 357 y que en España era totalmente desconocida.

Desde hacía años Miarco era distribuidor del fabricante norteamericano de cintas Nashua para España, y el principal producto que MIARCO distribuía por aquel entonces de ellos era la cinta de papel Krepp o también conocida como cinta de carrocero.

Desde la central de Cofrentes se pusieron en contacto con MIARCO preguntando por la cinta 357 debido a su necesidad para el desarrollo del trabajo, MIARCO de inmediato envió a la central de Cofrentes muestras del producto solicitado para su aprobación. Encantados los técnicos de montaje con tener la cinta que demandaban pasaron un primer pedido para la planta de Cofrentes.

Había que ponerle un nombre, y en este caso por ser una cinta de una empresa americana, fue bautizada con el nombre de Cinta Americana-357.

Miarco dio nombre a la Cinta Americana

En años sucesivos Miarco suministró grandes cantidades de esta cinta a todas las centrales nucleares que se fueron construyendo en España, y esto nos permitió rápidamente expandir su uso en otros sectores, sus características eran únicas en el mundo de las cintas adhesivas.

Probablemente en la década de los 80, España fue pionera en centrales nucleares en Europa, y quizá por este motivo el país que dio a conocer la cinta americana que solo se fabricaba en EE.UU. y que era desconocida en Europa.

Por supuesto con los años otros grandes fabricantes de cintas incorporaron en su catálogo una cinta similar a la 357, pero lo que está claro es que en España desde 1980 las cintas adhesivas de malla laminadas con polietileno se llaman Cinta Americana gracias a MIARCO.