El sector de la marroquinería es otro de los ámbitos industriales en los que las cintas adhesivas han ganado presencia, especialmente en la fase de montaje de zapatos, plantillas y bolsos.

De forma tradicional en la industria del calzado y la marroquinería se solían utilizar adhesivos líquidos. Sin embargo, desde MIARCO se ha desarrollado una solución adhesiva que permite realizar uniones de materiales con una mayor precisión, optimizando este proceso. Este sistema de unión mejora la aplicación, la rapidez y la limpieza del proceso.

Ventajas del uso de las cintas doble cara

Entre las múltiples ventajas de este sistema basado en el uso de cintas adhesivas de doble cara podemos destacar el hecho de que el reposicionamiento de las piezas es más cómodo, ya que las cintas tienen el tack adecuado para facilitar la aplicación manual. Por otro lado, este sistema aporta mejoras en la productividad y permite ahorrar tiempo, ya que las cintas no requieren “tiempo de secado” y están siempre listas para su aplicación, por lo que desaparecen los tiempos de espera.

También destacable es el hecho de que la aplicación sea rápida, y la manipulación sencilla, con las cintas doble cara las plantillas se laminan fácilmente en muy poco tiempo. Estas cintas tienen una gran durabilidad y resistencia a las condiciones atmosféricas, y permiten un control de costes ajustado, ya que se puede conocer la cantidad exacta de cinta aplicada. Además, desde el punto de vista estético, tan importante en este sector, el acabado final es mucho mejor al utilizar estas cintas.

Usos de las cintas doble cara en el calzado

Las cintas doble cara se utilizan fundamentalmente en el premontaje de pieles, forros y en la laminación de las plantillas. El adhesivo de las cintas puede ser reposicionable por lo que garantizan un buen posicionamiento previo al cosido. También, adhesivos permanentes especiales para la industria del calzado permiten el montaje sin cosido lo que mejora la productividad.

Usos de las cintas doble cara para bolsos

En esta ocasión las cintas adhesivas doble cara pueden actuar como soporte para que la piel, o el tejido se adhiera con seguridad a otra superficie sin crear bolsas de aire. Estas cintas no rezuman, y permiten una estabilidad durante todo el proceso; adhesivado, troquelado y pintado facilitando el cosido de las piezas.

Como podéis comprobar las cintas adhesivas doble cara se han convertido en un elemento fundamental para el montaje de artículos de marroquinería. Si estás buscando una solución adhesiva para el sector del calzado o para cualquier otra aplicación industrial, no dudes en escribirnos socialmedia@miarco.com