¿Te gustaría tener un huerto urbano en casa, pero te parece muy complicado? ¿No sabes qué plantas se pueden cultivar o cómo construirlo? Esta guía te ayudará a resolver todas estas las dudas para que puedas disfrutar de verduras ecológicas. Comprobarás que hacer un huerto urbano es sencillo y muy gratificante.

Poder cuidar y ver crecer las hortalizas de nuestro huerto urbano nos ayuda a hacer una pausa en nuestra jornada de trabajo y liberarnos del estrés. Además, nos ofrece la posibilidad de disfrutar de verduras de temporada sanas y sostenibles.

En Miarco queremos ayudarte con esta guía para que puedas hacer tu propio huerto urbano y aprovechar sus ventajas.

Dónde poner el huerto

Casi cualquier espacio es apto para instalar un huerto urbano. Teniendo en cuenta que las plantas de huerta necesitan entre 6 y 8 horas de sol en verano y de 4 a 6 en invierno. Para escoger la mejor zona de tu terraza o balcón has de tener en cuenta lo siguiente:

  • Utiliza las zonas de sol y sombra de tu terraza para generar microclimas. De esta forma podrás colocar los cultivos según la cantidad de luz que precisen.
  • Elige una orientación hacia el sur o el sureste, ya que suele ser la que más horas de sol tiene. Sin embargo, si vives en una zona muy calurosa, escoge una orientación hacia el oeste para evitar las horas de máxima insolación.
  • Ordena las plantas de forma que las más altas no le hagan sombra a las más pequeñas.

Qué materiales se necesitan para un huerto urbano

Para empezar un huerto necesitas cuatro elementos básicos que precisarán de otros complementarios, tal y como vas a poder comprobar a continuación.

Recipientes

Escoger el mejor recipiente dependerá del espacio que tengas, de la inversión que quieras hacer y del volumen mínimo que cada especie necesita para desarrollarse. Cada uno de los diferentes tipos de recipientes cuenta con sus ventajas e inconvenientes:

  • Las mesas de cultivo requieren un espacio de tamaño medio y al ser elevadas ofrecen una posición más cómoda sin tener que arquear la espalda. Por contra, resultan más caras que otro tipo de recipientes.
  • Las macetas son económicas, permiten construir un espacio flexible y aumentar el número de cultivos conforme vayas cogiendo experiencia. Su principal inconveniente es que resulta complicado automatizar el riego.
  • Las jardineras te permiten plantar varios cultivos en un mismo recipiente. Para acertar con el tamaño de la jardinera deberás sumar el volumen que necesita cada planta.
  • Los jardines verticales son muy vistosos y podrás disfrutar de un huerto si tu terraza o balcón es muy pequeña, ya que solo se necesita una pared. Sus principales inconvenientes es que requieren una inversión alta y que en ellos no se puede plantar todo tipo de cultivos.

Sea cual sea el recipiente que utilices, ten en cuenta que siempre deben tener la base perforada. Además, en el caso de que tengan más de 20 cm de profundidad, conviene incorporar un material drenante para evitar que las raíces se encharquen.

Sustrato

El sustrato o tierra es el medio donde se desarrollan las raíces de la planta y del que absorberá sus nutrientes.  Por este motivo, es uno de los factores más importantes para garantizar el éxito de tu huerto.

Aunque sea económico, conviene invertir más en comprar un sustrato de buena calidad. La mejor forma de acertar es comenzar con un sustrato específico para huertos urbanos. Conforme vayamos cogiendo experiencia, se pueden combinar diferentes sustratos como el humus de lombriz, compost y la fibra de coco.

Plantas y semillas

Para evitar decepciones, lo más adecuado es comenzar cultivando plantas fáciles que tarden poco en crecer y en cosecharse. Una duda frecuente suele ser si se empieza con semillas o plantando directamente la planta. En el caso de las semillas se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Humedecer el sustrato de forma homogénea.
  2. Realizar unos pequeños agujeros que no superen el doble del tamaño de las semillas y colocar de 2 a 3 semillas en cada uno.
  3. Cubrir con una ligera capa de sustrato.
  4. Regar sin remover las semillas del sitio.
  5. Escoger la semilla más fuerte de las que hayan germinado y quitar el resto.

Por otra parte, generalmente es más fácil comprar la planta y trasplantarla, aunque también es más caro. Si escoges esta opción, lo mejor es empezar con plantas de cultivos que requieran una siembra en semillero.

Riego

Se aconseja regar en las horas de menos calor y muy poco a poco para que el agua se infiltre bien por toda la tierra. En caso contrario se arrastrarán nutrientes. Por otra parte, ten en cuenta que hay que regar sobre la tierra y no sobre la planta.

Los sistemas de autorriego son perfectos para complementar el modo manual y resultan idóneos en las épocas más calurosas o cuando te vayas de vacaciones. Si tienes una mesa de cultivo o más de media docena de plantas piensa en instalar un sistema de goteo con programador. Aunque sea más caro te proporcionará mayor autonomía y a medio plazo te compensará la inversión.

Equipamiento complementario

Además de los elementos básicos, en Miarco encontrarás una serie de productos de jardinería que complementarán el equipamiento de tu huerto urbano:

¿Qué plantar en un huerto urbano?

¡Prácticamente de todo! Si bien, como se ha comentado anteriormente, lo más apropiado es empezar con cultivos fáciles. La siguiente imagen resume qué semillas plantar de según la estación del año:

Esperamos que esta guía práctica haya resuelto tus dudas y te anime a hacer un huerto urbano en casa. Comprobarás como con cariño y un poco de dedicación, pronto podrás disfrutar en tu mesa de verduras ecológicas.

No olvides visitar nuestro blog y redes sociales para ver las cintas y soluciones adhesivas de MIARCO con las que puedes llevar a cabo tus proyectos de decoración, bricolaje y DIY en tu hogar.

Mariluz es la autora del blog Bricoydeco y algo más. De vez en cuando,

se asoma a nuestro blog para proponernos proyectos de DIY y bricolaje de lo más inspirador