¿Necesitas lijar la madera, pero no sabes qué tipo de lija utilizar? Con un correcto lijado manual se puede obtener un resultado profesional, e incluso mejor que con una lijadora eléctrica. Para ello, es necesario conocer qué tipo de lija es la más apropiada. Por este motivo, esta guía práctica para lijar la madera te ayudará a resolver tus dudas.

La tarea de lijado no suele ser una de las favoritas a la hora de preparar una superficie de madera. Sin embargo, con abrasivos de buena calidad y algunos consejos, el lijado a mano puede ser más llevadero.

Lijado manual o lijadora eléctrica

A la hora de decidir entre un lijado manual y una lijadora eléctrica hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • El lijado manual es más lento que el lijado eléctrico, pero también es más silencioso
  • Con un lijado a mano se produce mucho menos polvo que con el eléctrico
  • Permite alcanzar zonas a las que no se puede acceder con lijadoras eléctricas
  • Para la restauración de muebles o lijado de maderas delicadas se ha de emplear un lijado manual

En definitiva, una lijadora eléctrica nos va a permitir efectuar un trabajo más rápido, pero no tan preciso como el lijado a mano. Por otra parte, si no se hace con cuidado puede llegar a dañarse la superficie y crear cercos o arañazos.

¿Cómo lijar la madera?

Cuando se lija una superficie se está raspando el material para eliminar imperfecciones o para suavizarlo. Utilizar la primera lija que tengamos a mano, puede estropear el resultado final. Para un correcto lijado recomendamos seguir los siguientes pasos:

  1. Empezar con una lija de grano lo suficientemente grueso como para eliminar fácilmente los defectos. Para ello, se ha de emplear una lija de 80 o de grano grueso.
  2. Las lijas de grano grueso dejan pequeños arañazos sobre la madera, por este motivo el siguiente paso consiste en lijar con una lija de grano medio o de 120.
  3. Finalmente, se terminará el proceso de lijado con una lija de grano fino o de 220. De esta manera, se obtiene un trabajo mucho más fino porque se han eliminado los arañazos de forma progresiva.

Por otra parte, en maderas duras o densas como el nogal o el cerezo, tal vez sea necesario finalizar el proceso de lijado con una lija de grano muy fino (320 o superior).

¿Qué formato de lija utilizar en cada caso?

Uno de los errores más frecuentes a la hora de lijar manualmente consiste en frotar el papel de lija directamente sobre la superficie. De esta forma no solo no se obtiene un lijado uniforme, sino que podemos dañar la madera. Para evitarlo, debes saber qué formato de lija debes utilizar en cada caso.

Tacos abrasivos

Los tacos abrasivos Miarco están formados por un bloque de espuma rígida que permite sujetarlos fácilmente y distribuir la presión de lijado de manera uniforme sobre una superficie plana. Además, son reutilizables y se pueden usar tanto para un lijado en seco como en húmedo.

En general, los tacos abrasivos son los más adecuados para lijar en el sentido de la veta de la madera, sobre todo en el último proceso de lijado con un taco de grano fino.

Por otra parte, se ha de tener en cuenta que ha de sustituirse el taco conforme se vaya deteriorando o desgastando. En caso contrario, el lijado dejará de ser uniforme y se pueden producir arañazos no deseados sobre la madera.

 

Esponjas abrasivas

Debido a su flexibilidad, las esponjas abrasivas Miarco son perfectas para lijar superficies curvas y de difícil acceso. De hecho, son las más adecuadas para lijar molduras y cantos hechos por una fresadora, ya que se adaptan fácilmente a cualquier contorno.

También se recomiendan para eliminar arañazos y manchas profundas sobre la madera. Además, se pueden utilizar en superficies secas o mojadas, pudiéndose lavar con agua tras su uso.

Un pequeño truco para lijar superficies redondeadas o torneadas consiste en fijar la esponja de lija con cinta de doble cara alrededor de un tubo o tubería de PVC. De esta manera, se puede sujetar fácilmente sin que pierda la forma, al mismo tiempo que se alcanzan todos los rincones.

Por último, ten en cuenta que no siempre lo más rápido es lo más adecuado a la hora de lijar la madera, sobre todo cuando se quiere conseguir un acabado profesional. Aunque lijar a mano no sea lo que más te guste de todo el proceso, ¡no dudes que el esfuerzo habrá merecido la pena!

¿Conocías estos consejos y trucos? ¿Quieres compartir alguno más con nosotros? En todo caso, esperamos que esta guía práctica para lijar la madera te haya sido de utilidad a la hora de realizar tus trabajos de lijado. Si tienes alguna duda puedes escribirnos a socialmedia@miarco.com

Mariluz es la autora del blog Bricoydeco y algo más. De vez en cuando,

se asoma a nuestro blog para proponernos proyectos de DIY y bricolaje de lo más inspirador