Si te estás planteando un cambio en casa pintando alguna de las habitaciones, es importante que sepas que obtener un resultado final perfecto además de depender de la calidad de la pintura o la técnica con la que pintemos, también dependerá del estado de la superficie sobre la que vayamos a pintar

Si la superficie que vamos a pintar ya había sido pintada antes, tendremos que eliminar todos los rastros de la pintura anterior con una lija o cepillo metálico. Es importante que al eliminar la pintura no dañemos la superficie en sí, ya que podríamos impedir que la nueva pintura no se adhiera bien.
Hay varios consejos que puedes seguir a la hora de pintar, te los comentamos en este artículo.

En primer lugar, tendrás que limpiar detenidamente toda la pared que te dispones a pintar, eliminando cualquier rastro de polvo o suciedad. Si te encuentras con hongos que se hayan formado detrás de algún mueble, puedes eliminarlos utilizando una solución de cloro diluido y agua (proporción 3:1). No olvides proteger tus manos con guantes al aplicar esta solución y hacerlo en una zona ventilada. Si aun así no consigues eliminarlo, puedes lijarlo utilizando un taco o esponja abrasiva que facilita el agarre evitando que nos hagamos daño en las manos.

Es importante no pintar sobre paredes con manchas bien visibles, sobre todo si vamos a utilizar una pintura con un tono claro, ya que tras pintar la pared, la mancha se seguiría viendo.

Si te dispones a pintar paredes de hormigón, ladrillo o estuco, primero tendrás que neutralizar la superficie, o la pintura no se adherirá de forma correcta. Estas superficies son altamente alcalinas, por lo que se tienen que mojar con abundante agua. Después se deberá empapar toda la superficie con una brocha para que la pintura se adhiera correctamente.

habitación pintada

En el caso de que la pared a pintar presente imperfecciones o agujeros, gritas, estos deberán repararse antes de aplicar la pintura. Con un poco de masilla y una espátula, para los huecos e impe, para tras dejar secar la pasta, lijar la superficie para obtener una terminación perfecta. En el caso de las grietas que podamos encontrar en la pared es fundamental la aplicación cinta tapagrietas que colocaremos sobre la grieta

También puedes imprimar la superficie que vas a pintar. Imprimar una superficie es un proceso mediante el cual se tapan los poros para que la pintura se adhiera mejor. La imprimación se puede hacer con un sellador de agua o también se puede utilizar una pintura con un gran poder sellador.
Este artículo habla de cómo preparar una pared para pintar, pero como bien sabes, no todos nos encontramos con los mismo problemas a la hora de pintar, por lo que más importante es que tengas claro que para obtener un buen resultado al pintar una pared, lo más importante (además de la pintura y de una buena ejecución) es aplicar la pintura sobre una superficie en perfectas condiciones.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en las redes sociales.