Cuando nos planteamos hacer una mudanza, debemos pensar más allá de conseguir unas cuantas cajas, cinta de embalaje y precinto. Tanto si queremos llevar a cabo una mudanza de todas nuestras cosas por un cambio de residencia, cambio de oficina o porque simplemente necesitamos mover gran cantidad de objetos.
En primer lugar, para que la mudanza no sea un auténtico quebradero de cabeza, tendremos que preparar un plan detallado. Cuánto mejor afinemos los tempos con todas las partes que intervienen en una mudanza (empresa de mudanzas, transportistas o nosotros mismos), mejor resultado obtendremos.

Una buena idea antes de empezar con la mudanza es organizar una sesión de limpieza, con el objetivo de no trasladar de un sitio a otro cosas que nunca vamos a utilizar. Si dedicamos una sesión a organizar todo, seguramente nos demos cuenta de que hay muchos enseres que no usamos o que ni siquiera sabíamos que teníamos. Por lo tanto, es evidente que no tiene sentido gastar energías, tiempo y dinero añadiendo cajas a nuestra mudanza.

Tratar siempre con empresas de mudanza serias. Con esto me refiero a evitar aquellas empresas que intenten no cobrar el IVA u otro tipo de malas prácticas, ya que ante cualquier situación inesperada o problema, nos encontraremos con un problema complicado y difícilmente solucionable.

Embalaje de una mudanza

Por propia experiencia, consigue más cajas de las que en un principio pensabas que necesitarías, ya que es preferible que sobren a tener que conseguir más cajas a mitad mudanzas, con la pérdida de tiempo que ello conlleva.
Es imprescindible conseguir algún material para proteger nuestras cosas dentro de las cajas. Podemos usar papel de periódico, plástico de burbujas o espuma de poliuretano, para evitar cualquier daño en nuestras pertenencias.
Dado que las cajas de la mudanza tendrán que llevarse desde nuestro hogar, colocarse en un camión y transportarse posteriormente al lugar de destino, tenemos que sellar correctamente las cajas. Imagina el desastre que se produciría si alguna de estas cajas se abriera a mitad de mudanza. Por eso, te recomiendo que uses una buena cinta de embalaje.

cinta embalaje miarco_mudanza
También es muy importante indicar que es lo que contiene cada caja, agrupando como es lógico su contenido según la habitación a la que correspondan o según el uso que le demos. También tenemos que indicar en la caja si se trata de un contenido frágil con el que hay que tener especial cuidado.
Como los periodos de mudanza suelen ser bastante estresantes, te recomiendo que cuando vayas a hacer tu mudanza, lo hagas de forma intensiva. Es preferible hacer la mudanza en menos de una semana evitando así que se extienda demasiado en el tiempo, por lo que no es mala idea hacerla durante algún puente o festivo.

 

Para concluir el artículo, te planteo que te cuestiones algo cuando vayas a hacer una mudanza: ¿Necesito todos estos objetos realmente? Puede que la respuesta sea sí, pero también habrá muchos casos, como el mío, en el que una mudanza te sirva para deshacerte de objetos que solo hacen que ocupar espacio.