El bricolaje en España ha vivido durante estos últimos años una constante evolución. Esto se debe en gran parte a la proliferación de numerosos puntos de venta de bricolaje a lo largo y ancho de todo el territorio nacional con una gran oferta, disponibilidad de productos y atención al cliente personalizada.

La mayor cantidad de productos adaptados al cliente final, junto con una serie de factores emocionales y racionales, han hecho que el bricolaje en España está viviendo una edad dorada en los últimos años.

No se trata de una moda, dado que el 70% de la población atiende a elementos emocionales a la hora de dedicarse a tareas de bricolaje, dejando en un segundo plano los factores económicos. Con una enorme cantidad de posibles compradores, se abre ante tiendas de ferretería o grandes tiendas de bricolaje una gran oportunidad de negocio. Para poder tener éxito, tendrán que eliminar las barreras que puede encontrarse un cliente final cuando se encuentre con productos del mundo del bricolaje.

Otra oportunidad para las grandes superficies de bricolaje es el bajo conocimiento sobre el bricolaje del consumidor medio español. Por ello, las grandes superficies que ofrezcan soluciones a los problemas del consumidor, obtendrá una ventaja frente a sus competidores, ya que le estarán facilitando el trabajo a sus compradores.

Dado que la diferencia entre contratar a un profesional para hacer un trabajo en casa frente a hacerlo uno mismo es muy grande, por lo que los consumidores están dispuestos a pagar más por los productos de bricolaje que necesita, siempre que estos sean fáciles de utilizar, que le faciliten el trabajo y que solucionen sus problemas.

“Un 70% de los consumidores (estudio realizado por Fediyma) está dispuesto a pagar más por productos que le ahorren tiempo y dificultades.”

Las principales barreras de entrada al mundo del bricolaje se encuentran en 5 tareas.

– Pintar.
– Decorar (montaje de elementos decorativos como cortinas, lámparas, colgar cuadros, etc)
– Ordenación (colocación de estanterías)
– Tareas relacionadas con la electricidad (cambio de enchufes)
– Montaje, forrado y equipamiento de armarios.

La dificultad principal que se encuentran los consumidores es la de elegir el producto adecuado entre una enorme cantidad de referencias muy similares.

En las ferreterías y grandes superficies de bricolaje, existen oportunidades para conseguir ventas adicionales mediante el correcto uso de los lineales como elementos de comunicación. Las promociones, folletos o expositores funcionan a la hora de presentar un producto de manera especial a los consumidores.

Ayudar a los consumidores se ha convertido en una prioridad para Miarco, y es que, crear un packaging lo más comunicativo posible ayuda a los clientes a elegir el producto que necesitan. Los productos Miarco vienen con:

• Fotos de las aplicaciones.
• Instrucciones de uso y modo de empleo.
• Ventajas del producto.

MIARCO ya tiene experiencia en el canal del bricolaje con su marca RANGER y cuenta con herramientas y personal dedicado exclusivamente para ofrecer total asesoramiento y ayuda a la tienda en el punto de venta, creando así espacios donde el consumidor se sienta a gusto y bien informado y el distribuidor consiga incrementar sus ventas con el menor esfuerzo.