Hoy os vamos a hablar de la masilla de automoción, qué es, los tipos de masilla que hay y como la debemos de utilizar.

¿Qué es una masilla de automoción?

Una masilla es un material de relleno que se aplica para reparar la carrocería de un vehículo que ha sufrido un desperfecto o una deformación.

Normalmente se presenta en forma de pasta y la manera más común de aplicación es a espátula, ya que es rápido y limpio, y permite obtener un buen espesor.

Una masilla debe cumplir varias características. Lo más importante es conseguir un equilibrio entre la porosidad y la facilidad de lijado. Una masilla porosa es más fácil de lijar pero no será tan resistente. En cambio, una masilla poco porosa puede resultar muy dura a la hora de lijarla. Además, la masilla debe tener un gran poder de relleno sin mermar una vez endurecida, debe anclar bien a la superficie sobre la que se aplica y tener una gran resistencia mecánica y a agentes químicos (ya que sobre ella se aplicarán el resto de productos del proceso de reparación).

masilla de automoción

Tipos de masilla de automoción

Masillas de poliéster: Son las más utilizadas por su versatilidad, ya que se puede aplicar en casi cualquier superficie del vehículo. Suele ser bicomponente, así que se tiene que mezclar con un catalizador justo antes de aplicarla.

Masilla de fibra de vidrio: Masilla reforzada con fibras de vidrio para reparaciones que requieren una estructura altamente resistente, a la vez que ligera. Es un poco más difícil de aplicar que la masilla universal de poliéster.

Masilla para plásticos: Masilla con pequeñas cantidades de resina epoxi para mejorar el anclaje a sustratos de difícil adherencia como el plástico.

Masilla para metal: Masilla con pequeñas cantidades de metales como aluminio, cinc o estaño para mejorar el agarre sobre algunos sustratos y proporcionar algo de protección anticorrosiva.

Masilla de automoción en el proceso de reparación

La masilla es uno de los materiales básicos del proceso de reparación de un automóvil. Antes de masillar, se debe limpiar muy bien la superficie con un desengrasante. Sólo entonces se aplica la masilla, cuidando de respetar lo máximo posible la forma original de la pieza a reparar. Una vez endurecida, hay que lijar la masilla para igualar completamente las superficies y la pieza estará lista para empezar el proceso de repintado, para el cual puede ser necesario dar capas de imprimación y/o aparejo antes de aplicar la pintura

masilla de automoción

Para poder ver como se aplica la masilla  podéis hacer clic aquí

Para que la masilla y el pintado del coche queden perfectos, debemos de cubrir bien con cinta de enmascarar todos los perfiles del coche que no vayamos a trabajar. De esta forma tendremos un acabado perfecto.

Cuando tengáis que reparar vuestro coche con masilla, ¡ya podréis sorprender a vuestro mecánico con este fantástico producto! ¿Qué os parece?

Para haceros una idea de cuánto cuesta pintar un coche,  echad un ojo es precio pintar coche.