Los candados son un elemento de seguridad destinado a la protección de espacios y objetos, pero no todos los candados son iguales, existen distintos tipos de arcos, cuerpos de diferentes materiales, entre los que tendremos que elegir para conseguir la máxima protección. Para ayudarte a identificar el que mejor se adapta a tus necesidades hemos creado esta breve guía ¡No te la pierdas!

El origen de los candados se remonta al Antiguo Egipto, y a lo largo de la historia han ido evolucionando, pero siempre su uso ha sido el mismo: proteger propiedades del robo, del vandalismo y entradas no permitidas. Como ocurre por ejemplo con las cintas adhesivas, no todos los candados tienen el mismo uso, así que os vamos a dejar algunos trucos para aprender a distinguirlos.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de elegir un candado?

Siempre hay una serie de aspectos que hay que tener en cuenta desde el tamaño del objeto o puerta que quieras proteger, a saber si va a estar a la intemperie o el tamaño de la argolla o cierre.

Candados de clásicos con llave

Estos candados son los destinados a un uso general, el cuerpo, los pernos del cilindro y los muelles de estos candados son de latón, y su arco de acero endurecido y niquelado. Este tipo de candado está disponible en distintos tamaños de cuerpo desde los de 15mm para proteger pequeñas cajas, a los más grandes de hasta 75 mm de cuerpo destinados por ejemplo al cierre de vallas. Este tipo de candado está también disponible en tres tipos distintos de arco: normal, largo y extralargo. Gracias a esta variedad de cuerpos, y arcos es más sencillo elegir el más adecuado a nuestras necesidades.

Candado de combinación

Los candados de combinación MIARCO en lugar de pernos cuentan con placas con ranura que permiten seleccionar la combinación para el cierre. Estos candados cuentan con un cuerpo de latón extruído, arco de acero endurecido y apertura automática, y están disponibles en combinaciones de 3 o 4 dígitos. ¡Atención! Si optas por estos candados para tus maletas o para la taquilla recuerda anotar la combinación por si en algún momento se te olvida.

Tipo candado según el arco

Existen distintos tipos de arco, desde el que denominamos normal, hasta el arco largoy el extralargo. Dependiendo del tamaño de la argolla o cierre de la puerta u objeto que vas proteger necesitarás optar por uno u otro. En MIARCO contamos con candados que combinan distintos tipos de arcos con cuerpos de distintos tamaños para ajustarse al máximo a tus necesidades.

Candados de acero inoxidable para exteriores

Habitualmente lo candados tienen el cuerpo de latón, pero si quieres asegurarte de que resiste a la intemperie deberás optar por un candado de acero inoxidable mucho más resistente por ejemplo al agua o al frío.

 

Candados para persianas metálicas

A la hora de proteger una puerta con persiana metálica es aconsejable utilizar un candado específico para persianas de forma rectangular, con bulón de acero endurecido, cierre con bola y extracción de llave solo en posición de cerrado, que garantizan el cierre de la persiana.

Esperamos que esta completa guía os sea de ayuda este verano para elegir el candado que mejor proteja tanto vuestras propiedades, como vuestra maleta o una taquilla. También en nuestra web podrás encontrar información detallada sobre la amplia gama de candados MIARCO.

Ya sabes que si tienes alguna duda siempre puede consultarnos en socialmedia@miarco.com