En alguna ocasión en nuestro Diccionario MIARCO os hemos hablado ya de los distintos tipos de adhesivos que existen, o de las diferentes partes que componen una cinta adhesiva. Siguiendo con esta línea, en esta ocasión vamos a hablaros de una parte fundamental en las cintas adhesivas, el soporte.

El soporte tiene como función fundamental anclar el adhesivo, y unirlo a la imprimación. Como ya os explicábamos en nuestro artículo sobre las distintas partes de una cinta adhesiva, no todas las cintas adhesivas tienen el mismo tipo de soporte.

Entre los soportes más comunes podemos encontrar el PVC, la espuma, el papel o la tela, que combinados con un tipo de adhesivo, le confiere unas propiedades particulares a la cinta, convirtiéndola en apropiada para una aplicación u otra.

Así por ejemplo el PVC blando es un material que puede actuar como soporte proporcionando a la cinta propiedades como elasticidad, y durabilidad; por eso se utiliza para aplicaciones de aislamiento . Por su parte, el PVC rígido es un tipo de soporte utilizado ampliamente para aplicaciones de embalaje, por ejemplo precintos, donde una ventaja añadida es que puede imprimirse.

El PP es un material muy difundido también como soporte en cintas de embalaje y precintos y posee unas características idóneas de resistencia y flexibilidad, así como un precio muy asequible, lo que hace que sea el soporte más utilizado en esta familia de productos.

Otro de los soportes más habituales es el papel, presente en las cintas de enmascarar, ampliamente utilizadas para trabajos de pintura y decoración. Como ocurre en el caso de otros materiales, no todas las cintas de carrocero tienen el mismo tipo de papel como soporte. Así encontramos cintas con soporte de papel japonés como la cinta washi, que le confiere propiedades como impermeabilidad, y al ser tan fino permite trazar líneas perfectamente definidas. También podemos encontrar como soporte el papel crepado, en este caso cuanto más crepado sea el papel más flexible será la cinta, y por tanto permitirá incluso dibujar curvas.

También podemos encontrar cintas con soporte de espuma. Este tipo de soporte permite absorber vibraciones, y tiene una gran capacidad para adaptarse a superficies irregulares, por lo que es perfecto para cintas adhesivas de doble cara.

Sin olvidar las cintas con soporte de tela, como la cinta americana. Este tipo de soporte hace que las cintas puedan cortarse con la mano fácilmente, y sean idóneas para aplicaciones de sujeción y sellado.

Estos son solo algunos de los soportes más utilizados en las cintas adhesivas, pero nos sirven para poner de manifiesto su importancia para definir el uso que se le va a dar a la cinta, y por tanto para conseguir las máximas prestaciones.

Si estás buscando una cinta para una aplicación específica, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos para encontrar la mejor solución. Escríbenos a socialmedia@miarco.com