Si crees que ha llegado el momento de pintar las paredes de tu casa, este artículo te va a resultar muy interesante. Aunque pintar pueda parecer una tarea sencilla para algunos, es mejor tener en cuenta estos pequeños trucos para no meter la pata.

Evidentemente, antes de empezar a pintar una habitación, debemos prepararla retirando todos los muebles posibles y tapando el resto con plásticos o alguna sábana vieja, así como cualquier cuadro o espejo que tengamos en la pared.

Preparar la pared para pintar

Antes de empezar a pintar tenemos que comprobar que la superficie sobre la que aplicaremos la pintura está en buenas condiciones, ya que si no lo está no obtendremos un buen resultado. En primer lugar, tendremos que quitar la pintura que se levanta fácilmente con una espátula y si estamos ante una superficie castigada por el paso del tiempo y nos encontramos con agujeros o grietas, tendremos que taparlos con masilla.
Tener una buena iluminación también es clave a la hora de pintar una habitación, ya que de no ser así podemos dejarnos partes con menor cantidad de pintura. De igual forma, tener la habitación ventilada también es importante por algunos de los elementos que contienen las pinturas o disolventes químicos.

 

En rodillos nuevos, pegaremos una cinta adhesiva sobre la superficie para eliminar todas las impurezas y pelos sueltos que tenga

 

rodillo pintura

Separar las zonas de pintado

Tanto si queremos pintar la habitación en dos tonos, como si queremos proteger los marcos de las puertas o ventanas, la utilización de cinta de carrocero se hace imprescindible. En MIARCO dispones de toda clase de cintas de enmascarar o cintas de carrocero. Con la aplicación de estas cintas de carrocero, evitaremos que la pintura sobrepase la línea que hayamos medido previamente. Es importante delimitar correctamente la superficie que queremos que quede libre de pintura, ya que una vez empecemos a pintar, ya no habrá vuelta atrás.
Merece una mención especial la cinta de enmascarar de baja adhesión, con la que podremos pintar en dos colores sin necesidad de tener que esperar a que se seque la pintura. Además también está recomendada para pintar sobre papel pintado.

cinta de carrocero de baja adhesión

Empezar a pintar

Es mejor no pintar en días húmedos ni demasiado calurosos, ya que estas condiciones climáticas pueden afectar al acabado de la pintura, comprometiendo así el resultado final. Si estamos pintando con rodillo, es importante deslizarlo sobre la pared, nunca apretarlo contra ella. En el caso de hacerlo estaremos aplicando demasiada cantidad de pintura en una sola zona. Además,
Una vez que tenemos la pared preparada, podremos empezar a pintar. La primera parte a pintar (si es necesario) es el techo con un rodillo con mango extensible, para hacernos más fácil la tarea. El siguiente paso es pintar las paredes, de arriba abajo, esperando el tiempo indicado por el fabricante de pintura entre mano y mano de pintura.

Por último solo nos queda retirar la cinta de carrocero o cinta krepp y esperar a que la pintura seque para ver como nos ha quedado la habitación. Espero que este artículo te haya ayudado, y si te ha gustado:

¡Compártelo!